¿Cómo afecta el formato de pantalla 18:9 al diseño y creación de aplicaciones móviles?

Escrito por

Ha pasado algo más de año y medio desde que se introdujo el Xiaomi Mi Mix, un smartphone que se presentó con marcos muy reducidos, lanzado en formato 17:9. Meses más tarde, a pesar de las quejas relacionadas con las bandas negras que aparecían en algunas aplicaciones diseñadas para el formato hasta entonces estándar, se presentó el LG G6 en formato 18:9 y, posteriormente, el Samsung Galaxy S8 con un formato similar.

¿Qué es el formato de pantalla 18:9?

El formato 18:9 es un nuevo ratio de pantalla utilizado en algunos smartphones como los mencionados en el párrafo anterior. Hasta hace poco, los smartphones poseían una relación de aspecto de 16:9. La tendencia actual se dirige hacia la reducción de marcos arriba y abajo manteniendo el grosor del teléfono con el consecuente alargado del panel. A esta reducción de marcos con el objeto de que el frontal sea todo pantalla ha sido denominado “pantalla infinita” por algunas firmas como Samsung.

Esta reducción de marcos significa que los fabricantes añaden mayor número de píxeles al largo de la pantalla, y es por eso que algunos creadores de contenidos tienen que cambiar la forma que tienen de generarlos. Te damos un ejemplo, cuando ves una película en tu ordenador, ves algunas rayas negras arriba y abajo, y eso es porque las películas están grabadas en formato más panorámico. En el caso del 18:9 es la pantalla la que ahora es más ancha para contenidos que aún se publican en el formato anterior, por lo que frecuentemente observaremos la aparición de bandas negras a los lados.

En YouTube, los vídeos se publican normalmente en 16:9, y es por eso que en smartphones antiguos se ven en pantalla completa sin ninguna franja negra. Si utilizas un smartphone con pantalla 18:9 observarás las citadas bandas negras. Para evitarlas, YouTube permite ampliar la imagen hasta ocupar la pantalla entera a costa de recortar la imagen ligeramente arriba y abajo.

Como ocurre con cualquier nueva innovación, al principio es necesario un periodo de adaptación, por lo que este tipo de pantallas tienen algunas desventajas. Principalmente existen dos problemas con este nuevo tipo de proporción. Comenzaremos hablando del que quizás sea el más conocido.

¿Cómo afecta este nuevo formato de pantalla al uso y creación de aplicaciones y contenidos para móviles?

Como se ha mencionado anteriormente, los vídeos de YouTube suelen grabarse en formato 16:9 y no en 18:9, lo que provocaría una falta de contenido a ambos lados de la pantalla. Como se ha podido deducir, esta falta de contenido no se llena con elementos inexistentes. Lo que sucederá es que tendrás que ver en todo momento unas pequeñas bandas negras a ambos lados de la pantalla.

También hay otro problema, y es que es probable que se vea algo menos de información que en otras pantallas algo más pequeñas, como si comparamos un Samsung Galaxy S8 con un Galaxy S7, donde se puede ver una pérdida de información.

De hecho, hay algunos contenidos adaptados a esta nueva proporción. Por ejemplo, hay algunas series como “Narcos” o “House Of Cards” que se adaptan y se pueden ver aprovechando el tamaño máximo de la pantalla.

También debemos advertir que esto no es típico, ya que la mayoría de los contenidos de Netflix todavía no están adaptados. Esto se debe a que al aumentar el tamaño a este formato se perdería algo de calidad, por lo que se necesita una gran inversión en material audiovisual para conseguir esta adaptación.

En cuanto a las aplicaciones, no ocurre lo mismo, ya que, por ejemplo, en el caso de LG, dispone de un sistema de re-escalado de aplicaciones para que podamos utilizarlas sin tener que soportar bandas en todo momento. Esto causa una pérdida mínima de información.

¿Cómo adaptar el diseño de aplicaciones y juegos para móviles?

En algunos videojuegos existe también este reescalado, aunque hace que se pierda algo más de información en los equipos. Mientras que en Real Racing 3 o juegos de estilo similar, las pérdidas no son notable, en Clash Royale puede afectar a incluso a la jugabilidad al verse recortado el contenido. Es por eso que es mejor mostrar las rayas negras para los juegos, ya que puede llegar a ser más cómodo.

La forma de adaptarlo es sencilla: cuando abres un juego y despliegas la barra de notificación o quitas los botones táctiles, verás un icono en la parte superior derecha, si haces clic en él, aparecerá una ventana con diferentes opciones. Si selecciona la pantalla completa, el juego se mostrará completamente. Por otro lado, si seleccionas otras opciones de compatibilidad, aparecerán las ya mencionadas bandas negras.

En el caso de las propias aplicaciones también es sencillo. Sólo tienes que ir a la configuración, pantalla, escalado de aplicaciones y seleccionar el formato de pantalla que quieras, tal y como ocurre con los juegos. Debemos indicar que esto sólo ocurre en LG, ya que el resto de fabricantes tienen otros sistemas de reescalado.

Para que la imagen ocupe toda la superficie de la pantalla en aplicaciones que permitan la pantalla completa, es necesario activar el modo 18:9. Lo que hace esta función es ampliar la imagen, pero esto puede hacer que perdamos información en los lados dependiendo de las aplicaciones.

Tener la opción de reescalar es muy apreciado a la hora de disfrutar de los juegos en pantalla completa, pero no es una solución muy intuitiva ya que hay que configurarlo aplicación por aplicación, y no todas tienen el efecto esperado. En este sentido, el escalado en el LG G6 es más un parche temporal hasta que haya más contenido realmente adaptado a este formato.

Las aplicaciones del sistema sí aparecen adaptadas a la nueva proporción. Lo vemos en herramientas nativas como la aplicación del teléfono, reloj, notas, grabadora de voz y muchas otras. Muy pocas de estas aplicaciones tienen modo de pantalla completa, por lo que la barra de navegación inferior es visible, aunque según la aplicación, su fondo puede ser transparente.

Esta es una situación que recuerda la llegada de los primeros televisores 4K: las ventajas del nuevo estándar de resolución eran claras, el problema es que no había suficiente contenido para aprovecharlo. Sin embargo, se trata de una situación temporal. Las principales aplicaciones del mercado ya están siendo adaptadas al formato 18:9 y la tendencia del mercado hacia teléfonos móviles sin marcos hará que se convierta en el nuevo estándar.

No hay comentarios

Leave Your Comment