Cuando Apple dice “no”

Escrito por

Ya sea por prestigio, por snobismo o porque el negocio depende de ello, Apple es, sin duda, la gran referencia en cuanto a Apps se refiere. Sin miedo a la exageración, si una App no está en la Apple Store, no existe o no es digna de existir. Así de crudo. De ello se sirve la empresa de Cupertino a la hora de ser cada día más exigente y cuidadosa en los criterios de aceptación de una aplicación. En realidad, pueden llegar a ser tan quisquillosos que los motivos de rechazo se mueven entre lo más variopinto y lo ética y profesionalmente correcto. Por suerte, prácticamente todos son subsanables.

El principal motivo por el cual la gente de Apple decide rechazar la publicación de una App en su tienda es fácil de adivinar: la falta de información. Apple requiere todo tipo de detalles a contrastar antes de validar una App por lo que no es de extrañar que en todo el proceso se escape algún detalle que, por insignificante que pueda parecer, sea especialmente relevante para la certificación definitiva.

--Rejected-psd80653Otro elemento primordial a superar para la publicación de una aplicación en la Apple Store es que no haya “bugs”. Las Apps deben ser funcionales al 100% y cualquier fallo hace que pase al cajón de los rechazos. Máxima exigencia para la máxima garantía y prestigio. Apple, como nosotros, no quiere fallos en sus productos.

Otro elemento, de juicio aparentemente personal, es el tercer gran motivo para invalidar una App: que sea compleja. Los técnicos de Apple quieren aplicaciones sencillas para el usuario; y cuando dicen sencillas quieren decir que todo el mundo sepa, a simple vista, como funcionan. Admiten que esto trae más trabajo a los desarrolladores pero “vale la pena”. Y en eso hay que darles la razón.

Ya en un grupo menor se catalogan aquellos rechazos provocados ya sea porque las imágenes o nombres utilizados no se corresponden con los contenidos de la App, porque estos mismos contenidos sean ilegales o fraudulentos o, incluso, por la similitud de esta App, básicamente del nombre o descripción más que de su funcionalidad, con otras ya existentes.

Por último, claro está, una App será siempre rechazada si se intenta engañar a Apple. Es decir, si, por ejemplo, le damos unos ratios de seguridad y protección infantil menores de los que realmente debería tener esa App. Aunque estamos convencidos de que nadie quiere engañarles deliberadamente, ni que sea por equivocación, mentir no está bien.

Finalmente, en el top10 de motivos por los cuales Apple devuelve una App para subsanar errores es que ésta sea una versión de pruebas o beta. Con ellos, nada de probaturas, o se va al 100% o nada de nada.

Lo peor de todo es que caer en cualquiera de estas faltas, más leves que graves, acarrea algo mucho peor que la revisión de la App o de los datos facilitados: demora el ya de por si lento proceso de publicación de Apple. Un proceso que, de media y sin problemas se sitúa en las dos semanas.

 

 

No hay comentarios

Leave Your Comment