Entra en el círculo

Escrito por

Más allá del cono del silencio que utilizaba Maxwell Smart, el Superagente 86, para que los agentes de Kaos no interceptaran las conversaciones con su superior; les esfuerzos para proteger nuestra intimidad han avanzado a pasos agigantados. En realidad lo han hecho a pasos tan grandes como los avances para todo lo contrario.

Queramos o no, nuestros datos están permanentemente al descubierto. Creemos que las contraseñas son fiables pero, en realidad, dejamos al aire mucha información sobre nosotros que no está, para nada, protegida de ojos curiosos ni de bases de datos vendidas al mejor postor. Información personal como la que facilitamos en las redes sociales es suficientemente suculenta como para que las grandes empresas quieran apoderarse de ella. El rastro de nuestras búsquedas en Google es suficiente para conocer nuestros filias y fobias.

Buscadores como duckduckgo, que no rastrea nuestras búsquedas están cada vez más extendido entre quienes prefieren no dejar rastro. Sistemas operativos en un usb como Tails, del que os hablaremos mañana, o la opción de entrar en el círculo del silencio

El Círculo del Silencio es, en el fondo, el nombre por el que se conoce la empresa de un exmiembro de las fuerzas especiales americanas empeñado en proteger nuestra intimidad en las comunicaciones móviles. Y lo hace ofreciendo el que se dice es el teléfono más seguro del mundo -superando a los famosos Blackberry– así como planes de llamadas encriptadas y aplicaciones específicas para proteger nuestros mensajes de texto y listas de contactos.

Quizá el producto más destacado de Silent Circle es el BlackPhone. Con sistema operativo Android -modificado debidamente- y de linias muy parecidas al iPhone, este teléfono se precia de ser invisible a los rastreadores.

Y para quienes no quieren invertir los 600 dólares que cuesta este teléfono, Silent Circle ofrece sus servicios también por separado. De este modo podemos contratar planes de llamadas móviles encriptadas (disponibles tanto desde un terminal telefónico como desde el ordenador) o descargar las distintas apps tanto para Android como para iOs.

Y si no queremos nada de esto pero sí estar protegidos de oídos indiscretos… pues nada, a recurrir a “el cono del silencio“. 😉

No hay comentarios

Leave Your Comment