Jugando con la realidad

Escrito por

Es un paso más en lo que se conoce como la realidad aumentada. Es un juego pero también una manera de interactuar con los objetos que nos rodean. Es un misterio. Es un tesoro escondido. Es arte efímero. Es testigo invisible que aguarda ser revelado. Es una App de mensajería.

Hablamos de Traces, una App mágica y quizá una de las más sorprendente de cuantas hemos recopilado en este blog. Desarrollada por el neurocientífico Beau Lotto, esta aplicación permite insertar contenidos digitales en entornos físicos.

Para ello hay que elegir un contenido digital cualquiera, ya sea un texto, un vídeo, una galería de fotos, lo que sea, y utilizando esta App asignarle un lugar físico. Una vez hecho esto, el contenido será visible únicamente cuando dicho lugar se observe a través de la aplicación. En realidad lo que se ve es mucho más, es una esfera, que contiene el material digital, que mediante realidad aumentada vamos a “reventar” para liberar el contenido y disfrutar de él.

Beau Lotto, CEO de Ripple Inc empresa desarrolladora de Traces, ha explicado a la revista New Scientist, que la intención de esta App es ofrecer aún más contenidos e información que el resto de servicios de mensajería e incluso que el resto de redes sociales. “Facebook y WhatsApp transmiten información frecuente y fuera de contexto que es de muy poca información para ti, dejándote como un receptor totalmente pasivo”. Por ello, “en lugar de leer tweets en una ubicación aleatoria, puedes escoger la ubicación para agregar contexto a tu entrega”.

Con Traces se podrá conseguir, como el propio Lotto define en la promoción de esta App “darle a tu calle una banda sonora”, o “etiqueta tu salón con un vídeo oculto” abriendo las posibilidades para el arte en comunicación.

Aunque por el momento sólo está disponible en el Reino Unido, muy pronto dará el salto definitivo a todas las pantallas del mundo. El único problema no resuelto es que podrá pasar si se asignan varios contenidos a un mismo espacio físico, pero esto ya será otro cantar sobre el que sus creadores deberán dar explicaciones.

No hay comentarios

Leave Your Comment