La importancia del diseño en la identidad corporativa

Escrito por

En la actualidad existen millones de empresas, marcas y productos. Todos ellos tienen que competir en el mercado para atraer al mayor número de usuarios posible. En un entorno empresarial tan competitivo como en el que vivimos hoy en día, es importante saber diferenciarse y encontrar una ventaja competitiva que nos haga destacar.

No hay dudas respecto a que una institución o una compañía no se puede definir solamente por lo que hace o por los productos o servicios que ofrece. Dentro de cada empresa existe un universo propio. Este está formado por sus objetivos, su filosofía, la relación que mantiene con sus clientes o empleados. Además de todos y cada uno de los elementos que forman parte de la misma.

Una de estas partes tiene un papel esencial a la hora de dar a conocer la empresa: la identidad corporativa.

La identidad corporativa surge de la combinación de identidad verbal con identidad visual. El nombre de la empresa y la creación de la marca.

Quizás podamos pensar en un primer momento que el naming es la parte más importante dentro de la identidad corporativa. Pero sin duda – aunque elegir un nombre que represente a nuestra empresa es difícil – no debemos quitarle importancia a la identidad visual.

La identidad visual es la forma que tiene la empresa de tener un primer contacto con sus potenciales clientes y de darse a conocer. La marca tiene la capacidad de transmitir los valores y de representar visualmente a la empresa.

Si no tenemos una identidad corporativa clara, pasaremos desapercibidos o incluso se nos confundirá con nuestros competidores. El color rojo de Coca Cola, la manzana y la limpieza del diseño en Apple o la lamparita que sustituye a la letra i de Pixar. Estos son elementos característicos que se han convertido en iconos que todos conocemos y podemos diferenciar.

La imagen que queremos transmitir al exterior es un valor tangible. Este representará los aspectos intangibles que componen nuestra empresa (como la misión, la visión y la filosofía). Por esta razón, a la hora de crear la imagen de una empresa tenemos que tener muy en cuenta el diseño.

Un buen diseño nos hará ser reconocidos y ayudará a construir la arquitectura corporativa que estamos buscando.

¿A qué público nos dirigimos? ¿Qué queremos transmitir? ¿Cuáles son nuestros valores? ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Cómo queremos que sea la experiencia del usuario?

Estas y muchas otras preguntas son las que nos tenemos que hacer antes de comenzar a desarrollar el diseño y la imagen de nuestra empresa o producto; porque cada color y cada tipografía significan y representan valores distintos y debemos utilizar cada elemento de manera apropiada. Queremos llamar la atención y conseguir nuevos consumidores; para ello el diseño es algo decisivo.

Un claro ejemplo del buen hacer del diseño y la identidad corporativa es Starbucks. Además de su característico logo y del ambiente que han conseguido crear en sus locales, la compañía de cafés sigue innovando cada año para sorprender a sus consumidores. Pero nunca dejan de lado su diseño y sus elementos característicos:

En el entorno digital y de las nuevas tecnologías, el diseño continúa siendo una pieza clave de la identidad corporativa. Las webs y las redes sociales son medios que nos ayudan a dirigirnos a nuestros clientes de manera directa. Han cambiado radicalmente las relaciones entre marcas y usuarios. Por ese motivo, es importante que sigamos la misma línea visual en todos y cada uno de los medios en los que estemos. Las empresas deben saber adaptarse a los nuevos medios. Tienen que llevar su imagen a cada uno de ellos, para seguir transmitiendo sus valores de manera clara al público y así evitar confusiones.

Lo mismo ocurre en el entorno de las aplicaciones móviles:

El mundo de las apps es, todavía, un sector joven que está creciendo y explorando sus posibilidades. El crecimiento del uso del Smartphone es exponencial. Se sitúa como el principal dispositivo a través del cual entramos en Internet. El 88,3% de los usuarios se conecta a través del móvil. Cada día más empresas crean su propia app, con el objetivo de llegar a más usuarios y de mejorar su presencia online.

identidad corporativa

Independientemente de que desarrollemos una aplicación móvil nativa, web o híbrida; deberemos adaptar la imagen, las funcionalidades y las características que deseemos. Así conseguiremos que la experiencia de uso sea útil y efectiva para aquellos a los que nos queramos dirigir según nuestros objetivos y necesidades. Gracias a la personalización que creemos en nuestra app, atraeremos a los consumidores que verdaderamente estén interesados en nuestro producto.

Si el diseño no es tu fuerte, puedes servirte de la ayuda de elementos o de plantillas ya creadas. Es una buena forma de conseguir un look & feel personalizado para tu aplicación sin tener que dedicarle horas al diseño. En King of App podemos ayudarte a conseguir la apariencia que buscas y que conquistará a los usuarios; ¡es más fácil de lo que crees!

En definitiva, podemos afirmar que el diseño es un elemento clave e indispensable. Debemos tenerlo en cuenta a la hora de desarrollar la identidad corporativa de nuestra empresa. Independientemente del medio en el que nos comuniquemos, la imagen y la marca deben ser originales y reconocibles con los valores que queramos transmitir; para conseguir acercarnos más a nuestros usuarios y crear una imagen de marca única.

No hay comentarios

Leave Your Comment