¿Demasiada información? Sí.

Escrito por

Las Apps constituyen nuestro día a día. ¿Necesitamos un taxi? Nos bajamos MyTaxi. ¿Queremos un hotel para esta noche? Acudimos a Hotel Tonight. ¿No llegamos a comer? Mandamos un WhatsApp. ¿Que alguien llega tarde? Partida al Candy Crush. Y así se podría continuar para todas y cada una de las situaciones que vivimos. Nuestros teléfonos tienen, de media, 39 Apps instaladas y a todas les damos uso y permisos para acceder a nuestra información. ¿Demasiada? Sí, seguramente.

Un informe recientemente publicado, en el que ha participado la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), afirma que casi un tercio de las Apps exige permisos excesivos para las funciones que realiza, lo que implica que toman el control de partes del teléfono del usuario (cámara, llamadas, contactos, localización) sin ninguna justificación.

Principalmente, las Apps que llevamos instaladas piden (y les damos) acceso a nuestra localización (32%), seguido del identificador del teléfono (16%), acceso a otras cuentas (15%), a la cámara (10%), a los contactos (9%) y, en menor medida al registro de llamadas, a los SMS, al calendario y al micrófono. Datos que, en principio, son necesarios para el buen funcionamiento de la App instalada y base de su funcionalidad, que es para lo que la hemos descargado, pero no siempre es así.

Algunas Apps piden acceso a información que poco o nada tiene que ver con la funcionalidad por la que la hemos elegido. Por ejemplo, Apps de almacenamiento o juegos que piden acceder al registro de llamadas; una app que simula una linterna que pide saber cuándo estás conectado o apps, que para registrarte usando una cuenta de Facebook, piden acceso a tu lista de contactos en esta red. Información toda ella que nada tiene que ver con la funcionalidad de la aplicación pero que son condición imprescindible para poderlas instalar.

El informe, elaborado por 27 entidades de protección de datos miembros de la Global Privacy Enforcement Network, revela asimismo que solo el 15% de las apps proporciona información fiable y clara de cómo van a ser recopilados y tratados los datos personales de los usuarios. “Pedir permisos y respetar las normas de privacidad no suele ser algo que los programadores consideren en primera instancia, pero es que los usuarios tampoco le dan importancia. Y estos son los primeros que tendrían que tener cuidado con su privacidad”, afirma Santiago Begué, jefe del servicio Appytest del centro tecnológico BDigital, en declaraciones aparecidas en el Periódico de Extremadura. “Si un programa pide tener acceso a la agenda del usuario, igual tendría que plantearse si lo necesita. Pero para el usuario parece que si es gratis, todo le está bien, y no ha entendido que cuando algo es gratis en internet, es que el usuario es el producto“, sostiene.

Para la elaboración de este estudio se han analizado más de 1.100 Apps móviles tanto para iOs como para Android.

No hay comentarios

Leave Your Comment