Tú, que duermes con el móvil al lado...

Escrito por

Sí, nos gusta mucho dormir con el móvil al lado. No, no lo niegues, todos lo hacemos. Ya sea bajo nuestra almohada o sobre la mesita de noche, todos (o bueno, casi todos), dejamos nuestro móvil bien cerca de nosotros. ¿Para qué? Algunos dirán que para saber la hora que es, o porque tienen configurada la alarma y mañana madrugan. Pero si no es por eso… ¿entonces, por qué?

Pues muy sencillo: porque necesitamos estar conectados. En todo momento. O, al menos, sentir que lo estamos, porque nadie entra en Facebook mientras duerme, a no ser que sea sonámbulo. Pero también es cierto que cada vez hay más personas cuya principal herramienta de trabajo es Internet, y, por lo tanto, no pueden dejar de pensar en ese blog o red social que dependen de ellos y que tanto los absorbe. Igual ocurre con aquellos que, aunque trabajan en otro sector, no pueden evitar navegar por la web o jugar a sus juegos favoritos mientras esperan a que el sueño les llegue… sin saber que eso es precisamente lo que no podrán conseguir si siguen sujetando la pantalla entre sus manos.

Un estudio nos advierte de los peligros de dormirnos con el móvil al lado. Nos mantiene despiertos hasta muy tarde (o hasta más tarde de lo que a nosotros nos gustaría), y la luz azul de las pantallas, aunque estén apagadas o bloqueadas, puede interrumpir nuestro ciclo de sueño. Además, también hemos de tener en cuenta que la prolongada exposición a radiaciones diversas puede acarrearnos problemas como dolores de cabeza o insomnio, según este informe.

Tampoco es cuestión de ponernos paranoicos ahora. Por mucho que apagáramos el móvil o lo dejáramos en el comedor cuando nos vayamos a dormir, hay infinidad de otros aparatos funcionando a la vez. Así que lo mejor es procurar mantener nuestro teléfono un poco más alejado de nuestras cabezas (literal y metafóricamente hablando), y empezar a preocuparnos más por nuestro ciclo de sueño.

No hay comentarios

Leave Your Comment