Diseño de aplicaciones: los 6 consejos que deberías aplicar siempre

Escrito por

Para que una aplicación tenga éxito no basta únicamente con aportar una utilidad. Por muy interesante que sea, proporcionar un diseño creativo en tu aplicación móvil y entrarles por los ojos es lo que hará que tus usuarios sean verdaderos entusiastas de tu producto. Sin embargo, las tendencias en el diseño de aplicaciones móviles cambian constantemente y toca estar permanentemente actualizado. Conocer qué herramientas emplear para generar el diseño de aplicaciones y qué elementos estéticos se pueden aplicar a tu producto puede ser difícil, por lo que hemos querido dejarte algunos consejos que te ayudarán a diseñar una aplicación de manera más sencilla y atractiva.

Consejos para el diseño de aplicaciones

Usa herramientas de prototipado

El proceso de diseño basado en UX o Experiencia de Usuario puede resultar clave para el éxito de una aplicación. Una herramienta de prototipado te permitirá crear y probar una versión de tu aplicación constituida por los elementos estéticos y funcionales sin entrar aún en la parte más técnica del desarrollo.

Dado el elevado coste de programar una aplicación, se torna necesario hacer pruebas de funcionalidad y estética. Su importancia es tal que durante los últimos años hemos venido observando como ha aumentado enormemente el número de herramientas que permiten la creación de prototipos y diseños interactivos. Los diseñadores y desarrolladores están empezando a utilizar más herramientas de creación de prototipos, lo que les ayuda a tener una visión anticipada de cómo se verá y se sentirá su interfaz de usuario. Existen decenas de herramientas de prototipado y creación de wireframes. Nosotros te recomendamos InVision, Axure o Marvel como tres de las herramientas de prototipado más completas.

Elige la tipografía más adecuada

La elección de una correcta tipografía siempre ha sido importante. En el diseño de una aplicación sencilla debe cumplir con unos estándares que permitan mostrar el texto de una manera agradable al usuario. En un diseño con más pretensiones, el uso inteligente de la tipografía no sólo mejorará la experiencia de usuario, sino que puede llegar a convertirse en un elemento que defina a tu marca.

Ten en cuenta que, aunque las pantallas de smartphone han aumentado muchísimo de tamaño durante los últimos años (amén de aquella época en la que las cuatro pulgadas nos parecían gigantes), seguimos utilizando teléfonos que nos caben en el bolsillo, muy lejos de poder compararse con el monitor de tu computadora.

Una aplicación para móviles puede concentrar un elevado número de elementos interactivos en pantalla, tratando de minimizar la carga de contenido que muestra al usuario en un mismo momento. Concentrar mucho texto o elegir un tamaño elevado puede llegar a saturar. Por eso es recomendable elegir una tipografía que sea fácilmente legible a pesar de poseer un tamaño reducido. Evita los tipos con serifa o el exceso de negrita salvo que quieras destacar un elemento concreto. Lograrás que los textos se vean de una manera más nítida y agradable.

Juega con el uso de fondos desenfocados o sombreados

Hacer uso de fondos sombreados o desenfocados se ha convertido en una técnica muy útil y recurrente para destacar elementos en pantalla. Si quieres resaltar algún elemento como una tarjeta a modo de notificación o un botón que grite “púlsame”, puedes probar a sombrear o emborronar todos los elementos que le rodean.

Este efecto aportará profundidad de campo a tu aplicación e invitará al usuario a fijarse en el elemento destacado. Se trata de una acción muy sutil, pues el usuario ya está acostumbrado a ver este tipo de efectos en otros dispositivos y elementos gráficos. Muy útil ya que te ayudará a guiar al usuario y a potenciar el atractivo de tu app mediante el aporte de contraste, efectividad y dinamismo.

Más movimiento. Dale más vida a tu app

Dispositivos más potentes permiten animaciones más vivas. Una mayor libertad a la hora de crear aplicaciones, aspecto que influye tanto en lo estético como en la funcionalidad de la aplicación.

Atrás quedaron los contenidos estáticos o las pantallas que sólo nos permitían recorrerlas hacia arriba y abajo. Implementa animaciones que sorprendan o que hagan tu app más interactiva. Tus menús pueden desplegarse de distintos modos. Pantallas que cambian de color conforme el usuario de desplaza por ella. Sliders, desplegables, vídeos e imágenes en movimiento vendrán a cambiar el modo en el que se realizan las apps.

Las imágenes en movimiento en una página capturan instantáneamente la atención de los usuarios y le ayudan a transmitir el mensaje de manera más eficiente.

Los vídeos aportarán una experiencia de usuario más dinámica y una entrega exitosa del contenido. Ya están atrayendo la atención en el marketing, donde cada vez más plataformas de medios sociales muestran videos cortos y streaming en vivo.

Diseño adaptados a teléfonos con pantallas grandes

El tamaño de pantallas más grande en smartphones que reducen su tamaño a costa de suprimir los marcos es tendencia. En un mercado con pantallas de dimensiones superiores, la UX móvil está evolucionando para satisfacer nuevas necesidades a la vez que se establecen nuevos estándares para los diseñadores. Diseñar para pantallas más grandes requiere ajustar el tamaño de los botones, utilizar un espacio más grande con tipografía y estructuración de la información adaptada.

¿Es bueno para el diseño de aplicaciones que crezcan más y más las pantallas? Desde el punto de vista meramente estético, un incremento de las pantallas (junto al inseparable aumento de las resoluciones que ya difícilmente bajan de 1080p) permite introducir y organizar más elementos en pantalla.

Desde un punto de vista funcional, es importante tener en cuenta el modo en el que los usuarios sostienen sus teléfonos. Hasta el lanzamiento del iPhone 6, Apple presumía de que sus smartphones eran totalmente accesibles con el pulgar de una sola mano. Esto ahora es impensable, por lo que debemos plantearnos acercar los elementos de navegación más importantes a los pulgares del usuario. Como muchas marcas están haciendo ya con sus aplicaciones, considera colocar los menús principales en el plano inferior de la pantalla.

Incorpora gestos útiles e intuitivos

A medida que los usuarios de móvil empezaron a cambiar su forma de interactuar con los dispositivos de pantalla táctil de un modo distinto a como lo hacen con los sistemas de escritorio, los diseñadores y desarrolladores han tenido que adaptar la forma en la que diseñan interfaces.

Pellizcar para hacer zoom fue una característica novedosa cuando se lanzó el primer iPhone en 2007 y a día de hoy es la maneras más común e intuitiva para ampliar o reducir contenido dentro de la app.

El swiping o deslizamiento, que consiste en arrastrar lateralmente un elemento para ver el objeto que tiene al lado, es una forma igual de natural que pellizcar, especialmente si sólo tenemos una mano libre. Si utilizas esta técnica, encárgate de que el usuario sea consciente de que hay algo junto al elemento que está viendo. Coloca una flecha que le invite a deslizar o introduce una pequeña sección del objeto contiguo para que el usuario sea consciente de que deslizando desvelará el resto.

Todas las acciones que empleará el usuario para moverse por la app son gestos que se deben definir al diseñar la interfaz de usuario de cualquier pantalla. Los más comunes son: toque, doble toque, arrastrar, deslizar, pellizcar, agarrar y arrastrar, tocar y arrastrar.

Sigue todos estos consejos antes y durante el proceso de diseño de tu app. Considera el modo en el que se organizan tus elementos y facilita su uso. Hacer uso de una interfaz atractiva y fácil de usar te ayudará a sacar mayor partido a esa gran idea de aplicación que has tenido.

No hay comentarios

Leave Your Comment