Mensajes con caducidad

Escrito por

“Este mensaje se autodestruirá en cinco segundos”. Esta manida frase que hemos visto en tantas películas y series de espías es la que reina en el mundo de las Apps de mensajería. Más allá del éxito de Apps como WhatsApps o Line, las plataformas que ofrecen cierta caducidad de los contenidos compartidos han despertado un creciente interés entre los usuarios. Snapchat marcó el camino a seguir pero son muchas las que ofrecen ya la opción de destruir o cifrar nuestros mensajes.

Obviamente la más popular de entre todas las Apps de mensajería caduca es Snapchat. Aparecida hace un par de años ha roto los esquemas y se ha instalado en los terminales de los usuarios más jóvenes. Ávidos de compartir sus vivencias pero, al mismo tiempo, cautelosos han hecho de esta App uno de sus más fieles aliados. Y lo que no es poco, ha disparado el volumen de imágenes compartidas vía móvil, pasándose de los 200 millones a más de 400 millones al año a los seis meses de su aparición. Tan es su poder que algunas agencias de marketing ya la incluyen como herramienta de comunicación y promoción de sus productos.

En un intento de lanzarse al ruedo de la mensajería efímera y salir a la estela de Snapchat apareció Poke, lanzada por Facebook, y que permitía fijar un tiempo máximo de exposición de los mensajes. El máximo que permitía guardar un contenido en el terminal del receptor era diez segundos. Poco tardó en declararse su defunción y desaparición total.

Sin embargo, ni en una plataforma ni en la otra se ha podido garantizar que queden restos del mensaje una vez borrado o que incluso se haya podido llegar a duplicar o guardar en un terminal telefónico.

Quien sí que ofrece este tipo de limitaciones es la gente de Silent Circle, de quien ya os hemos hablado alguna vez en este blog. Erigidos como grandes garantes de la confidencialidad y la seguridad, su App de mensajería se ampara en el cifrado de los datos para ser una de las más invulnerables del mercado. Eso sí, sus servicios, que incluyen también el cifrado y protección de llamadas telefónicas entre otros, tiene un precio: 20 dólares al mes.

Más asequibles son opciones como Confide, que también ha conseguido muy buena aceptación por parte del gran público. Con una base de cifrado de datos permite emitir mensajes confidenciales de caducidad limitada.

Wickr es otra de las opciones que ofrecen los markets principales, Google Play y Apple Store, para proteger los mensajes. Su servicio garantiza la eliminación de todo rastro posible de las conversaciones.

Hash, con la limitación a siete segundos para leer un mensaje y la posibilidad de enviar vídeos, o TigerText, una App más pensada para usos corporativos, son otras dos opciones más para proteger las comunicaciones móviles.

Y si queréis conocer un poco más sobre el uso de Snapchat entre los más jóvenes, muy recomendable es leer este artículo que hace unas semanas publicó el portal especializado Mashable.

Los comentarios están cerrados.