No hay App que por bien no venga

Escrito por

Tener una App se ha convertido ya en algo cada vez más necesario tanto para pequeñas y grandes empresas como para particulares. El poder encontrar en un mismo acceso toda la información es algo muy preciado para los usuarios y el teléfono móvil es, sin lugar a duda, el nexo de unión entre la necesidad, la avidez, y la satisfacción por haberlo encontrado.

Gracias a las aplicaciones móviles, las empresas y particulares interesados en promocionar su marca personal han encontrado una herramienta de interconexión con sus fans, seguidores y clientes. Sin embargo, y por difícil que lo parezca, no es tarea fácil dar en el clavo. Diseñar una App tiene muchos riesgos y hay que saber muy bien por donde transitar a la hora de afrontar este, para algunos, reto.

El primer gran escollo a la hora de plantear una aplicación móvil está en el precio. La tarifa de los programadores y diseñadores es especialmente importante cuando se trata de crear un proyecto desde cero; y es que su trabajo bien vale lo que cuesta pues no hay tantos especialistas capaces de crear una App con garantías. Este gasto, difícil de amortizar a corto plazo, se convierte en inasumible para muchos bolsillos. La aparición de plataformas de creación de Apps donde los usuarios pueden reaprovechar partes ya creadas es un buen inicio a la hora de fijar un presupuesto ajustado. Muchas de estas plataformas, la mayoría, pero, dejan poco margen a la creatividad y a la personalización tanto de diseños como de funcionalidades; un hecho que va a cambiar en poco tiempo 😉 –Seguid atentos a nuestra evolución-.

Utilidad
Sea como sea, se apueste por un tipo de desarrollo u otro, hay una serie de cuestiones que son especialmente importantes a la hora de planificar una App. Como hemos dicho ya en otras ocasiones, la utilidad es la pieza angular de una aplicación. Es decir, debe ser útil para el usuario; debe incluir todo aquello que requiere saber y desechar las informaciones superfluas o aquellas que por su propia idiosincrasia deban ser servidas en otros formatos. Un buen análisis previo de los contenidos será clave para que una App pase del olvido al éxito.

Una App útil al usuario será la que garantizará los beneficios (aunque cierto es que también hay excepciones en esto de la utilidad). Una aplicación que responda a las necesidades de los usuarios y que, bien posicionada en los markets, y adecuadamente promocionada, será el medio de comunicación más eficaz de cuantos se puedan plantear en una estrategia de marketing.

Y si aún dudas de qué puedes hacer con una App, pincha aquí y te lo explicamos!

Los comentarios están cerrados.